¿Cambiar tu imagen? ¿Acierto u error?

Un nuevo corte de pelo, un cambio de look, nuevo diseño de sonrisa, cambio de costumbres, de identidad, de esencia, de escenario, un paseo por el alma… ¡Renovarse o morir como decía aquel!

Las personas no solo realizamos algún tipo de cambio por una cuestión de estética, en la mayoría de los casos, los motivos van mucho más allá. Sentimientos, pensamientos, emociones, salud.

 

Hace ocho años diseñé el primer logotipo de Creatias, y en realidad, he tardado mucho tiempo en darme cuenta que aquella imagen no me representaba.

Y entonces llega el desamor.

Llevaba dos años en un estado de perpetua ansiedad. Ahogado en la rutina tocando únicamente puntos que en realidad no me apetecía tocar. Necesitaba un cambio, una
nueva imagen, nuevos desafíos, algo con lo que sentirme identificado en algo tan importante como es mi imagen, mi sello de identidad, mi marca, mi futuro. Y yo sin pensarlo un instante, me lanzo al vacío sabiendo que esta decisión es mi único camino.

Lo que mejor se me da en la vida es perderme en mis ideas, viajar por sus entrañas intentando darles vida, forma y sentido… Para ello y como único equipaje, una libreta. Una libreta llena de hojas. Hojas ralladas, hojas a medias, boceteadas, animadas,…  y luego llegan ellas, las blancas, aquellas que esperan calmar mis ansias.

Y es en marzo cuando ocurre, y ocurre fácil porque llega a la segunda en número de intentos. Ocurre porque los sentimientos y las decisiones necesitan interpretación. Y ocurre trabajando unas letras que han sido pensadas, cuidadas y mimadas hasta conseguir la perfección. Ocurre en blanco y negro porque en realidad es la más natural expresión. Y ocurre… Ocurre porque la decisión es unánime en un equipo de Cinco con la C de Creatias.
 

Y es con esta C de Creatias que vamos a Crear hasta que nos Cansemos

 

“La experiencia no es lo que te sucede, sino lo que haces con lo que te sucede. Aldous Huxley”